viernes, 25 de octubre de 2013

OPERACIONES MILITARES DE FERMÍN LEGUÍA


PARTE NOVENO DE LAS OPERACIONES MILITARES DE LA MISION DE NAVARRA AL MANDO DE SU GENERAL EL MARISCAL DE CAMPO DON FRANCISCO ESPOZ Y MINA, TRES PRIMEROS MESES ENERO, FEBRERO Y MARZO DE ESTE ANO DE 1813.

Excmo.- Sr. El Comandante de observación del punto de Vera me dice lo siguiente.=Mi general=. Hay cosas que parecen imposibles a primera vista si se gradúan los medios y las circunstancia del que ejecuta. Fuera temeridad apoderarse de una plaza fuerte, guarnecida y fortificada con solos 15 hombres aún guiados del entusiasmo y conducidos por el valor. Había y o meditado apoderarme del castillo de Fuenterrabía, y mis deseos debían cumplirse. Me hallaba en Vera, de cuya villa salí la tarde del 21 del corriente con 15 soldados que debían obrar conmigo, los únicos que hacían toda mi partida. Me proveí de cuerdas y de clavos para el efecto.

A las once de la noche me hallaba pegado a las murallas del castillo: trate de amarrar las cuerdas, y no sin mucho trabajo fijé los clavos que debían servirme de escalón, y con un solo soldado, que por entonces juzgué suficiente para el primer golpe, escalé la muralla, e introducido me arroje improvisamente sobre el centinela que quedo en mi poder: a una señal mía me reforzaron algunos de mis compañeros, con los que sorprendí a la guardia, que silenciosa estaba en una de las casamatas y dueño de las llaves de las puertas del castillo las abrí para que por ellas entrasen mis soldados. 

Consecutivamente hice prisioneros 8 artilleros que se hallaban en el castillo, pues los demás dormían en la ciudad, y tratando de inutilizar las piezas de cañón que en él había, enclave dos de a 24, y una de a 18; eche a la mar 1500 balas del primer calibre y 2600 de violentos; saqué a fuera , para traer conmigo, 100 balas de esta clase , 9 fusiles, 2 pistolas, 4 sables, 80 varas de cuerda mecha, dos quintales y medio de pólvora, y la bandera tremolante: me retiraba después de haber dado fuego a l castillo, a cuyos fuegos, puesta en al arma la guarnición de la ciudad, salió en mi seguimiento, pero despavorida, y llena de aquella confusión hija de una novedad inesperada, se componía de gendarmes.

Me siguieron, pero en vano, porque tuve la satisfacción de rechazarlos y de salvar todos los efectos indicados, sin haber tenido la menor pérdida de mí parte. Acudieron los enemigos a cortar el fuego del castillo, pero sin fruto, porque de las cuatro partes de él se abrasaron tres y ha quedado enteramente inservible. Tendré el gusto de presentarle a V. S. Mi general, además de los prisioneros y efectos relacionados, las llaves del castillo de Fuenterrabía, fruto del valor de mis soldados, y del amor y respeto que profesan a vuestra persona. Dios guarda a V. S. muchos años, Vera 13 de marzo de 1813. ; El sargento 1. ° Fermín de Leguía. Sr. general D. Francisco Espoz y Mina” 

Por el resultado de una empresa a todas luces arriesgada deducirá V. E. con facilidad el distinguido mérito que en esta ocasión ha contraído el sargento 1ª Fermín de Leguía y la partida de su mando y aunque él no la recomienda, lo hago yo en cumplimiento de mi obligación. 

Me consta que si las historia de nuestra nación refieren tal cual caso semejante, la de la presente revolución hasta de ahora no ofrece otro igual. Dejo pues al arbitrio de V. E, implorar del gobierno confirmación de la gracia de teniente que ha hecho al sargento 1ª.Leguía, y las que aquel tenga a bien conceder a sus soldados. Ni yo podré pintar jamás a V. E, la impresión que ha causado en los ánimos de los franceses la pérdida del castillo de Fuenterrabía, ni el gozo y contento que ha cabido a estas provincias por un suceso semejante. 

Dios guarde a V. E. muchos años.

Puentelarreina 15 de marzo de 1813 Espoz y Mina: Excmo. Sr. Francisco Xabier Castaños.

Aurelio Gutiérrez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada